Cofradía del Descendimiento

Hábito Cofradía del Descendimiento

SEDE

Parroquia de La Asunción (S. I. Catedral).

AÑO DE FUNDACIÓN

20 de febrero de 1988.

HÁBITO Y VESTUARIO

Portantes: Túnica negra. Cíngulo y guantes rojos. Escapulario. Medalla.

Penitentes: Túnica y capirote negros. Cíngulo y guantes rojos. Escapulario. Medalla.

Sección de instrumentos: Túnica y capirote negros. Cíngulo rojo. Escapulario. Medalla.

JUNTA DE GOBIERNO

Presidente: José Lorenzo Abad Buisán
Consiliario: Rvdo. D. Antonio Abadías

HISTORIA DE LA COFRADÍA DEL DESCENDIMIENTO

Sería en el año 1892 cuando la asociación del Apostolado de la Oración se sumase a la actividad de la Semana Santa adquiriendo el Paso del Descendimiento. Aunque esta asociación había sido instalada en el año 1889 en la iglesia de San Francisco, el paso se colocó en la iglesia del Seminario Conciliar. El Seminario también estaba relacionado con el Apostolado, ya que fue en su iglesia donde se tenían los cultos al Corazón de Jesús antes de su instalación formal en San Francisco. Otra razón de esta ubicación del Paso quizás fuese la grandiosidad del mismo, que hubiera supuesto alguna dificultad en la entonces repleta iglesia de San Francisco. La espaciosa iglesia del Seminario permitía mucho mejor su alojamiento junto a otros pocos pasos que allí se encontraban.

La adquisición del Paso del Descendimiento fue la última innovación antes de que la procesión cayera en crisis a principios de siglo. Fue ya a finales de los años 20 cuando algunos barbastrenses preocupados por esta situación lograron transmitir al resto de la población la inquietud por mejorar la procesión. Para ello fundaron la Hermandad del Santo Entierro con el objetivo principal de mejorar cada vez más el esplendor de la procesión del Santo Entierro. Y a fe que lo consiguieron, porque en sólo dos años y con la participación de toda la población y todas las Cofradías, encumbraron el desfile procesional de la tarde de Viernes Santo de Barbastro a unas cotas que todavía no se han podido superar. La Hermandad dispuso que el Miércoles Santo, a las 7,30 de la tarde, se celebrara la procesión de traslado de los pasos de la iglesia de San Francisco a la Catedral, para la procesión del Santo Entierro que organizaba su salida la tarde del Viernes Santo en el coso; allí acudían todos los que deseaban participar en la procesión y el resto de la población que iba a verla. Antes de iniciarse el recorrido todos presenciaban con gran expectación la salida del Descendimiento de la iglesia del Seminario. Esta salida era muy esperada por todos dada la dificultad que tenía, no sólo por el peso y grandiosidad del grupo escultórico sino también por la pendiente escalinata que partía de la casi insuficiente puerta del templo.

Poco, muy poco, duró esta época dorada. En el año 1936, a causa de la guerra civil desaparecieron todos los pasos e incluso algunas de las Iglesias que los albergaban, pero su recuerdo se guardó fielmente en la memoria de aquellos barbastrenses enorgullecidos de su Procesión.

En el año 1948, el Apostolado de la Oración, presidido entonces por doña Manolita Acero, esposa del que fuera Alcalde de Barbastro don Juan Juseu, adquirió el nuevo Paso del Descendimiento, rememorando así la participación en la procesión, que se venía realizando desde 1892.

Antes de llegar el nuevo Paso a Barbastro, el Apostolado pidió permiso al Cabildo de la Catedral para colocarlo en la capilla de San Francisco Javier, permiso que le fue concedido por acuerdo unánime el día 10 de marzo de 1948.

La Junta Coordinadora, presidida por el entonces párroco de San Francisco don Elías Corvinos, gran artífice de la recuperación de la Semana Santa y quizá teniendo en la memoria aquella procesión de traslado de los años 30, consiguió que el Apostolado dejara el Paso en San Francisco y participara en la procesión del Vía Crucis del Viernes Santo por la mañana en la que se trasladaban los pasos de esta Iglesia a la Catedral. El templo de San Francisco se encontraba en muy mal estado y no estuvo totalmente habilitado para el culto hasta el año 1959, siendo párroco de San Francisco don Mariano Orús. El paso del Descendimiento, al igual que ocurría con el paso de Jesús Atado a la Columna, al no ser titulares de ninguna cofradía que les tributase culto público podían estar en la parte de la iglesia de San Francisco que se encontraba cerrada. Allí permanecieron hasta las obras de restauración del templo en la segunda mitad de los años 50. Es entonces cuando el paso del Descendimiento y el de Jesús Atado a la Columna se quedan en la Catedral, detrás del recién instalado órgano, y desde ese momento participarán tan sólo en la Procesión del Santo Entierro.

Dentro de este último período las crisis también se han dejado notar, aunque el Apostolado siempre se ocupó del Paso y de buscar portantes para llevarlo; en esta tarea intervenía directamente Alejandro Mora, dedicación que le fue reconocida por la Cofradía nombrándolo Presidente de Honor de la misma; es en 1988 cuando entre los portantes del paso y unas cuantas personas más se funda la Cofradía del Descendimiento, siendo la primera presidenta Doña Esperanza Subías. En la reunión fundacional, y por indicación del párroco, don Lino Rodríguez, se acuerda trasladar el paso a la capilla de San Francisco Javier, la misma que el Cabildo le había designado el año en que se adquirió. La Cofradía alcanzaría su reconocimiento canónico en 1991 tras lo cual el Apostolado de la Oración, presidido en esta ocasión por Doña Angeles Fuentes, cedió los derechos de propiedad del Paso del Descendimiento a la Cofradía.

Para que la relación entre la Cofradía y el Apostolado no se perdiera se firmó una concordia entre las dos asociaciones en la que, por una parte, se determina nombrar cofrade de honor a la que es, y en el tiempo fuere, presidente/a del Apostolado de la Oración y, por otra, la Cofradía se compromete a cuidar de la perfecta conservación del Paso. Además de esto, las asociadas del Apostolado siguen acompañando al Paso en la procesión del Viernes Santo. Por su parte, la Cofradía incorporó a su escapulario un corazón rodeado de una corona de espinas en recuerdo del Corazón de Jesús, centro de la devoción del Apostolado de la Oración.

La fundación de esta cofradía marca el inicio de este último resurgir de las cofradías en Barbastro a finales del siglo XX.

IMÁGENES DE LA COFRADÍA

Capirotes Semana Santa